Google+

El aroma no será muy agradable, pero los beneficios de incluir el ajo en tu dieta opacan el olor. El ajo contiene alicina un compuesto que tiene propiedades antibacterianas, antivirales, antifúngicas y antioxidantes.

El ajo está repleto de vitaminas y nutrientes, para aprovecharlos hay que comer ajo crudo porque al cocerlo se pierden sus propiedades medicinales. Y para aumentar su eficiencia como antibiótico hay que consumirlo con el estómago vacío.

10 razones para comer ajo crudo

1.- Mejora la salud del corazón

El ajo ayuda a mejorar la circulación sanguínea, reduce el colesterol y previene enfermedades del corazón, esto ayuda a retrasar el desarrollo de aterosclerosis o endurecimiento de las arterias lo que aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral.

Come 1 o 2 dientes de ajo machacados diariamente por la mañana.

2.- Controla la hipertensión

El ajo reduce la presión arterial alta porque actúa como un vasodilatador que ayuda a ampliar los vasos sanguíneos, por lo que el flujo de sangre es más suave.

Si sufres de presión arterial alta come uno o dos dientes de ajo crudo al día con el estómago vacío.

3.- Reduce el dolor de artritis

Las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias del ajo ayudan a reducir la inflamación asociada con diversas formas de artritis.

Para aliviar el dolor en las articulaciones inflamadas incluye el ajo en tu dieta regular, preferiblemente consúmelo con el estómago vacío.

4.- Aumenta la inmunidad

El ajo es una fuente de vitaminas C, B6, manganeso y selenio, que ayudan a estimular el sistema inmunológico. También mejora la absorción de minerales.

Además, el ajo tiene propiedades antioxidantes y antimicrobianas que fortalecen las defensas del organismo y combaten infecciones.

5.- Trata la tos y el resfriado

El ajo es maravilloso para tratar la tos y el resfriado, también es útil en el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio superior.

El ajo facilita la expulsión de flemas y es muy útil para tratar bronquitis y asma.

Come ajo crudo o toma suplementos de ajo para reducir la frecuencia de las infecciones en las vías respiratorias.




6.- Acaba con los hongos

El ajo tiene propiedades antifúngicas que ayudan a combatir infecciones causadas por hongos

Si tienes tiña o pie de atleta puedes aplicar gel o aceite de ajo en las áreas afectadas de la piel.

Para curar la candidiasis oral aplica pasta de ajo en las zonas afectadas de tu boca.

7.- Combate las alergias

El ajo ayuda a tu cuerpo a luchar contra diferentes tipos de alergias como la rinitis alérgica.

Si sufres de alergias toma un suplemento de ajo durante la temporada de alergias o aplica ajo picado para un rápido alivio de la comezón causada por erupciones alérgicas.

8.- Cura el dolor de muelas

El ajo es eficaz para reducir el dolor de muelas gracias a sus propiedades antibacterianas y anlagésicas. Pon un trozo de diente de ajo machacado directamente sobre el diente o muela afectada y sobre la encía que la rodea. Pero ten en cuenta que el ajo también puede ser irritante así que solo aplícalo de vez en cuando.

9.- Mejora la digestión

El ajo regula el funcionamiento del estómago para promover la digestión y estimula las membranas mucosas del estómago para que produzcan jugos gástricos que ayudan a la digestión.

10.- Previene el cáncer

El ajo ayuda a prevenir el cáncer del sistema digestivo y los pulmones gracias a la presencia de compuesto de azufre de alilo que relentiza el progreso del crecimiento de células cancerosas.

Si tienes una historia de cáncer familiar incluye un diente de ajo crudo en tu dieta para protegerte contra el cáncer.

ADVERTENCIA

*El ajo puede causar efectos secundarios como hinchazón, flatulencia, gases, malestar estomacal, mal aliento y olor corporal. Si tienes problemas digestivos usa el ajo con precaución.

*El ajo actúa como un anticoagulante y puede interferir con medicamentos anticoagulantes

*Puede bloquear algunos medicamentos contra el VIH