Google+

El dolor en brazos y hombros es muy común, ya sea por la edad y la pérdida de la masa muscular o por la actividad física realizada.

Las causas del dolor en los brazos son muy variadas, entre ellas tenemos:

  • Mala posición al dormir
  • mala circulación sanguínea
  • movimientos repetitivos del brazo
  • nervios lastimados
  • esguinces
  • lesiones en el hombro
  • huesos rotos
  • artritis reumatoide
  • angina de pecho
  • infarto de miocardio
  • lesiones de codo y muñeca

Los síntomas del dolor de brazo

Pueden afectar uno o ambos brazos, desde la muñeca, el codo y hasta el hombro. Además del dolor se puede sentir rigidez en las articulaciones, dificultad de movimiento, hinchazón, enrojecimiento, ardor y hormigueo.

Dolor de brazo como síntoma de angina de pecho

La angina de pecho se produce cuando las arterias que llevan sangre a los músculos del corazón se contraen. Esto provoca una reducción del suministro de sangre al corazón. La angina se manifiesta con un dolor en el pecho que se extiende por el cuello, brazo izquierdo y la espalda. Esto requiere atención médica urgente.

Remedios caseros para el dolor de brazo

Si los dolores son leves puedes aplicar estos remedios caseros, en caso de un dolor persistente consulta con tu médico.

1.- Descanso

El descanso adecuado es un componente clave para reparar el daño de los tejidos blandos. La tensión continua provocará más dolor e inflamación por eso es importante que descanses de 24 a 72 horas para que se reduzca el dolor y la hinchazón. Esto incluye no usar el brazo para escribir ya sea a mano o en el teclado de la computadora

2.- Compresas frías

Estas son efectivas en la etapa inicial del dolor porque ayudan a adormecer el téjido del área dolorida y reducen la inflamación.

Pon cubitos de hielo en una bolsa de plástico y envuelve en una toalla fina. Coloca sobre el área afectada por 10 o 15 minutos. Repite la aplicación varias veces al día.

3.- Compresas calientes

Esto se aplica 48 horas después de que inicia la lesión o el dolor. LLena una bolsa de agua caliente y aplica en el brazo adolorido por 15 minutos. Haz esto dos veces al día.

4.- Vendaje

La compresión ejerce una presión uniforme sobre el área lastimada y le da apoyo a tu brazo dolorido. Puedes ponerte un vendaje elástico y usarlo hasta que desaparezca la hinchazón. Pero ten cuidado y no aprietes de más el vendaje porque esto puede provocar mala circulación y empeorar la afección.

5.- Levanta el brazo

Elevar el área adolorida ayuda al flujo sanguíneo y a la eliminación de productos de desecho para acelerar el proceso de curación.

Usa una o dos almohadas debajo del brazo mientras descansas o duermas. Pero no levantes tu brazo tan alto porque entonces no recibirá un suministro adecuado de sangre.

6.- Masaje en el área afectada

Esto ayuda a reparar el tejido dañado más rápidamente. También libera el estrés y la tensión en la zona.

Masajea el área suavemente con un poco de presión para aumentar la circulación sanguínea y aliviar el dolor. Usa el aceite esencial de tu preferencia diluido. Puedes comprar aceites esenciales en nuestra tienda en línea.

7.- Toma té de jengibre

El jengibre es un excelente antiinflamatorio y antioxidante, esto ayuda a eliminar la inflamación de cualquier tipo, incluso en el brazo y hombro.

Puedes tomar hasta 3 tazas de té de jengibre al día. Pon una cucharadita de jengibre picado en 2 tazas de agua caliente, cubre y deja hervir a fuego lento por 5 minutos, cuela y agrega miel si lo deseas.

8.- Pasta de cúrcuma

La cúrcuma contiene curcumina que ayuda a suprimir los mecanismos biológicos que provocan la inflamación en las enfermedades de los tendones.

Haz una pasta con 2 cucharaditas de cúrcuma en polvo y una cucharadita de aceite de coco. Frota en el área adolorida o hinchada y espera a que se seque. Enjuaga con agua tibia. Puedes aplicar la pasta dos veces al día.

9.- Pimienta de Cayena

La capsaicina tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias que reducen el dolor, la hinchazón y la inflamación en la región afectada.

Mezcla 1/2 cucharadita de pimienta de cayena en polvo con una cucharada de aceite de oliva tibia. Aplica sobre la zona afectada dando un masaje suave y deja por 10 minutos. Enjuaga con agua tibia. Puedes aplicar esto dos veces al día.

10.- Alimentación

Es importante que consumas alimentos ricos en magnesio como los frijoles, semillas de calabaza, nueces, cereales integrales y verduras de hoja verde.

También debes consumir calcio y vitamina D.

Toma suficiente agua porque la deshidratacón puede causar calambres musculares, evita el consumo de alcohol y cafeína en exceso.