Google+

La acidez es un problema común que enfrentan la mayoría de las mujeres durante el embarazo, especialmente en el segundo y tercer trimestre.

La acidez ocurre cuando los ácidos del estómago fluyen hacia el estómago. Durante el embarazo la comida permanece en el estómago por más tiempo y esto desencadena una mayor producción de ácido.

Además, el bebé en crecimiento ejerce presión sobre el estómago y esto empuja el ácido hacia el esófago.

Existen medicamentos para la acidez en el embarazo, pero también se pueden usar remedios caseros para eliminarla.

Remedios caseros para la acidez durante el embarazo

Jengibre

Los aceites volátiles y los compuestos fenólicos del jengibre ayudan a neutralizar los ácidos del estómago, esto reduce la acidez.

También ayuda a combatir las náuseas y los vómitos.

Toma té de jengibre caliente después de comer, prepáralo con una cucharadita de jengibre rallado a una taza de agua caliente. Deja reposar por 10 minutos, cuela y disfruta mientras esté caliente.

El jengibre puede provocar contracciones, solo toma una taza al día.

Vinagre de manzana

Ayuda a reducir la acidez y tiene muchos nutrientes que benefician la salud de la mamá y el bebé.

Agrega 1 cucharada de vinagre de manzana a un vaso de agua tibia, puedes ponerle un poco de miel. Toma estop 30 minutos antes de comer.

Agua

Hay que mantenerse hidratada para mejorar el proceso de digestión y aliviar la acidez al dificultar que el ácido fluya de regreso a la tubería de alimentación.

Toma agua durante el transcurso del día.

Chicle sin azúcar

Masticar un chicle sin azúcar después de las comidas ayuda a aumentar la producción de saliva y esto evita que el ácido regrese al esófago.

Come menos, pero con más frecuencia

El embarazo te puede hacer comer más de lo habitual, comer en exceso agrava la acidez por eso es importanto comer menos, pero más a menudo.

Haz seis mini comidas al día para que las digiera mejor tu cuerpo.

Evita las comidas pesadas antes de dormir.

Duerme sobre tu lado izquierdo

Cuando te acuestas sobre el lado derecho del cuerpo el ácido cubre el esfínter esofágico inferior, esto aumenta el riesgo de que el ácido se filtre a través de él y cause reflujo.

Trata de dormir sobre tu lado izquierdo o boca arriba para evitar que el ácido fluya hacia el esófago.

Esto también evita que el hígado ejerza presión sobre el útero y mejora el flujo sanguíneo al feto, reduce el dolor de espalda y te ayuda a dormir mejor.