Google+

Una distensión muscular o tirón muscular es una lesión dolorosa que se produce en el tejido del ligamento que conecta dos o más huesos.

Este tipo de lesión ocurre por ejercicio, falta de flujo de sangre, accidentes, deshidratación y falta de minerales tales como el calcio, potasio y magnesio.

Los síntomas son hinchazón, dolor, rigidez, dolor intenso. Esto le puede pasar a cualquier persona.

Si tienes una distensión muscular puedes aplicar estos remedios caseros

Remedios caseros para una distensión muscular

remedios caseros para una distensión muscular

1.- Hielo

La forma más rápida y más fácil de curar un tirón muscular es aplicar hielo sobre la zona afectada de inmediato. El frío constriñe los vasos sanguíneos y reduce la inflamación y la hinchazón así como el dolor.

*Envuelve un puñado de cubos de hielo en una toalla delgada. Aplica la compresa de hielo en el músculo lastimado por 15 minutos, retira el hielo y repite el proceso cada dos horas durante las primeras 24 a 72 horas.

Si tienes una enfermedad vascular o diabetes consulta a tu médico antes de aplicar hielo.

2.- Venda elástica

El vendaje ayuda a reducir la cantidad de tensión puesta en el músculo y esto alivia la inflamación y el dolor.

*Compra una venda elástica y envuelve el vendaje alrededor de la zona afectada, no pongas demasiada presión porque interferirá con la circulación. Afloja la presión si el dolor aumenta o hay hinchazón a cada lado de la zona envuelta. Mantén el vendaje por 72 horas o hasta que la hinchazón y el dolor desaparezca por completo.

Este remedio es más eficaz cuando se combina con terapia de hielo. Y trata de mantener la zona afectada en una posición elevada para reducir el flujo sanguíneo a la zona.

3.- Compresa caliente

Aplicar una compresa caliente después de las primeras 24 horas de la distensión ayuda a relajar el músculo y esto disminuye los espasmos musculares y la rigidez en los ligamentos y tendones por lo tanto se reduce la hinchazón y la inflamación.

*Empapa una toalla en agua caliente y exprime el exceso de agua. Pon la toalla sobre la zona afectada por 10 minutos, descansa 10 minutos y aplica de nuevo. Repite el proceso varias veces al día por 2 o 3 días.

Una ducha o baño caliente también ayuda a relajar el músculo lesionado.

4.- Sal de Epsom

La sal de Epsom se compone de sulfato de magnesio que es un relajante muscular natural que ayuda a eliminar el exceso de líquido en los tejidos y reduce la hinchazón y el dolor.

*Agrega dos tazas de sal de Epsom en la bañera con agua caliente, remoja la parte afectada del cuerpo en el agua por media hora. Seca suavemente y envuelve la zona con una venda elástica. Has esto una vez al día durante los días necesarios para que sane el músculo.

No se recomienda este tratamiento para quien tiene problemas cardíacos, presión arterial alta o diabetes.

5.- Vinagre de manzana

Sus propiedades anti-inflamatorias y alcalinizantes ayudan a reducir el dolor y la inflamación.

*Agrega dos tazas de vinagre de sidra de manzana en una bañera con agua caliente. Remoja el área afectada en el agua durante media hora. Has esto una vez al día por unos días hasta que te recuperes por completo.

También puedes tomar un vaso de agua tibia mezclada con una cucharada de vinagre de manzana y un poco de miel una vez al día por una semana.



6.- Aceite de clavo

Tiene propiedades anestésicas y anti inflamatorias que ayudan a reducir el dolor y la hinchazón.

*Calienta una o dos cucharadas de aceite de clavo y deja que se enfríe un poco. Aplica el aceite en los músculos afectados. Masajea la zona suavemente por unos minutos. Has esto dos o tres veces al día por unos días.

Esto calma las molestias y dolores musculares aumentando el flujo sanguíneo en la zona afectada.

Puedes comprar aceite de clavo en nuestra tienda en línea, hacemos envíos a todo México.

7.- El ajo

Tiene propiedades anti inflamatorias y analgésicas por lo que es muy eficaz para curar los músculos lastimados.

*Aplica aceite de ajo en la zona afectada y masajea suavemente la piel. Deja actuar por 3 o 4 horas. Lava con agua tibia y jabón suave. Toma un baño caliente para aumentar los efectos del aceite de ajo. Has esto una vez al día hasta que te recuperes por completo.

También come dos o tres dientes de ajo crudo al día.

8.- Pimienta de Cayena

La capsaicina se puede aplicar tópicamente y produce una sensación de calor que reduce el dolor de las lesiones musculares.

*Mezcla media cucharadita de polvo de pimienta de cayena con unas gotas de aceite de oliva tibio. Aplica sobre la zona lastimada. Puedes ponerte este remedio dos veces al día por una semana.

9.- Jugo de cerezas

Las cerezas tienen antioxidantes que ayudan a reducir la hinchazón y el dolor asociadocon un músculo distendido. Trata de tomar jugo de cereza durante una semana para ayudar a aliviar la zona lastimada.

También debes descansar, reposar la zona afectada tratando de no moverla. Pero si estos remedios caseros no te proporcionan alivio en las primeras 48 horas consulta a tu médico.

😍 Los aceites que uso y recomiendo para los remedios naturales son de Young Living y puedes comprarlos en 👉 nuestra tienda en línea